##################### #########################################

Hoy es sábado, septiembre 29, 2007 todavía

Entrada nº 69: Referencia

" ¡En verdad, a menudo me he reído yo de los debiluchos que se creen buenos porque tienen zarpas tullidas! "
" Y hay otros que son semejantes a relojes a los que se les ha dado cuerda; producen su tic-tac, y quieren que al tic-tac se lo llame virtud " (fijo que esto influyó a A. Burgess en su Clockwork Orange)
" En el fondo lo que más quieren es simplemente una cosa: que nadie les haga daño. Así son deferentes con todo el mundo y le hacen bien. Pero esto es cobardía: aunque se le llame 'virtud' "
" Virtud es para ellos lo que vuelve modesto y manso: con ello han convertido al lobo en perro, y al hombre mismo en el mejor animal doméstico del hombre "

Uno fue educado para ser diplomático y bueno y majo ¿Con quién? ¿Para qué? Es una de esas cosas que siempre han estado ahí y en las que nunca te percataste por ser tan familiares que ni las notabas. Como no encontrar las gafas por llevarlas puestas. Pensemos. Y ahí es donde entra la mirada.

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger SuperCoco said...

La ética autónoma de Kant: las cosas deben hacerse por el simple hecho de hacerse. Sin esperar nada a cambio, sin verse influido por nada anterior. Sin objetivo posible el camino se erige como lo único importante

30 septiembre, 2007 15:52  
Blogger Paranoide aliterado said...

Y el hombre debe ser siempre un fin, y no un medio. Y el imperativo categórico es chupi. "Las cosas deben hacerse por el simple hecho de hacerse" ¿Qué cosas? Es fácil en encrucijadas del tipo ¿lo-mato-o-no-lo-mato?. Y ni siquiera ahí.

Dejemos que A. Tanzarian valore tu comentario: "..super..ficial..no ha entendido el mensaje" jej

30 septiembre, 2007 18:55  
Blogger SuperCoco said...

Yo no hablo de que el hombre sea un medio para nada, sólo propongo una ausencia de fin; la posibilidad de hacer realmente las cosas por ellas mismas y no con vistas de lograr algo. Yo no he dicho que se haya de seguir a Kant al pie de la letra (lo ponía como punto de partida más que nada). Es más, la ética autónoma que yo propongo no implica ningún tipo de imperativos categóricos, ya que eso sería crear otro espectro que te determinase. Hablo simplemente de tomar la decisión sin influencia de nada que te enajene y te supedite. Sólo así puedes estar convencido de tus acciones puesto que realmente tú habrás tomado la decisión y no la posibilidad de recompensa/castigo posterior.

30 septiembre, 2007 21:14  
Blogger Paranoide aliterado said...

Es imposible actuar sin tener en cuenta influencia alguna. Todo está conectado; analizar y sopesar una decisión implica razonar los determinantes y consecuencias de dicha decisión. Actuar como propones sería rendirse a un sencillo esquema de me-apetece/no-me-apetece. No se puede simplificar tanto, eso lo hacen los ratones. Y mira cómo les va.

Es cierto que detrás de todas las cosas se ha colocado una finalidad de recompensa/castigo. Lo que no comparto es que uno deba buscar eliminarla. Es un pilar de acción. Simplemente uno debe ser dueño (y creador) de su propio sistema de valores. "Yo digo qué es mi recompensa, yo digo qué es mi castigo".

Y eso. 1 saludo.

01 octubre, 2007 13:12  
Blogger La interrogación said...

Algunas cosas habrá que hacerlas porque sí. Otras muchas, habrá que cuestionarlas.

01 octubre, 2007 16:55  
Blogger SuperCoco said...

Las cosas no se hacen porque sí, se hacen por sí mismas, que es muy distinto. Lo que significa tener una ética autónoma es no dejarse influir por el simple hecho de que existan leyes/mandamientos/órdenes de elementos exteriores que modifiquen tu actuación en función de la posibilidad de castigo/recompensa. En una ética autónoma las decisiones no son irreflexivas, es más, probablemente sean más reflexivas porque TÚ has decidido hacerlas y no espectros externos. Por supuesto, esto es muy teórico, pero tampoco ninguno somos un superhombre con capacidad para entender una vida sin totalidades que te sometan a su yugo.

03 octubre, 2007 22:50  
Blogger Paranoide aliterado said...

Terminológicamente hablando, el llamado superhombre sólo puede comenzar tras la superación, tras el final, del hombre. Y esto sucede en la muerte. Por eso a lo más que se puede aspirar en vida es a ser proyecto de. (Sí, sí, un muerto-vivo podría ser superhombre: vampiros y zíngaros, que además también tienen el privilegio de llevar pendiente según el reglamento escolar).

Por lo demás, totalmente de acuerdo con tu último comentario excepto en lo de "todo esto es muy teórico".
Aunque ya te comenté que en esta entrada me refería sobre todo a las relaciones sociales del día a día, y no a cuestiones éticas más serias.

(PD: Supercoco, ahora que me estoy leyendo el Zaratustra veo con otros ojos tu avatar....y me parece jodidamente cojonudo)

04 octubre, 2007 15:00  

Publicar un comentario

<< Home

Aquí antes iba un contador. Hasta que un día le dio por hacer saltar ventanas de publicidad. Aquí ahora no va un contador