##################### #########################################

Hoy es martes, agosto 14, 2007 todavía

Entrada nº 63: Tecnofobia


Háblame de la dependencia y encandílame con sus bip, bip, bip.

Suceso nº1: Subes a un avión junto a tu familia rumbo a alguna playa asediada por ejércitos de pálidos y chancleteros guiris. Te sientas al lado de la ventanilla, y en el momento en el que el aparato ya ha tomado una altura considerable el primer pensamiento que te asalta espontáneamente al mirar el paisaje es: "anda, como en el google earth". Entonces te quedas unos segundos con la mirada perdida mientras te preguntas "¿soy tan simple?"
Suceso nº2: Tu primo de 8 meses no hace nada cuando tus tíos le ponen el auricular del teléfono cerca para contentar a la persona que ha llamado y que espera, como mínimo, un "gu-gu-ga" por las molestias. El infeliz adulto se desgañitará buscando la forma más graciosa de entonar un "hola, holaaa, ja ja" para ver si así inspira a la criatura, pero no logrará nada salvo quizá sentirse algo estúpido.
Puedes pensar que es normal, que un bebé no va a hablar a una persona que no ve porque no comprende que tras la voz del teléfono hay alguien. Tus tíos te lo confirman: el bebé sólo dice "gu-gu-ga" en directo o por vídeo-conferencia con webcam, donde sí puede ver a su interlocutor en el monitor y comprobar el clamoroso éxito de sus monerías de bebé en la risa del otro. Redefines el concepto de "bebé" en tu mente.
Al día siguiente un pequeño ser te mira mal desde su carrecoche, en el autobús. Sudas al darte cuenta de que ya no puedes decirte a ti mismo "es sólo un bebé" y descartarlo como amenaza (dramatización).
Suceso nº3: A veces te preguntas cómo se las arreglaba la gente de la Edad Media o por ahí.. para quedar en un sitio a una hora determinada y encontrarse todos sin necesidad de usar el móvil para la puta parida-llamada de "ya he llegado ¿dónde estáis?". También te parece fascinante que las sociedades primitivas pudieran organizar una noche de viernes sin recurrir al móvil. Al terminar estas irónicas reflexiones, siempre sueles sentirte un poco gilipollas.
Por si fuera poco, secretamente has fantaseado en alguna ocasión con la idea de llamar al servicio de atención al cliente de tu teleoperador, esperar a que el telefonista subcontratado de ETT te pregunte qué te pasa y gritarle con ira: "¡IROS A LA PUTA MIERDA, ESTAFADORES!"; aprovechar el subidón para dar de baja la línea del móvil e ir al banco a ordenar que devuelvan todo recibo futuro. Entonces, justo entonces, salir del banco con una ilusión que creías reservada a los tendenciadictos sin criterio que estrenan ropa de marca o a los imbéciles, volver corriendo a casa y usar tu martillo más grande y oxidado para destruir tu teléfono de ciento y pico euros entre crashes y carcajadas de liberación.
Tras la fantasía recuerdas que no tener móvil conlleva estar ilocalizable muchas horas al día, y en caso de que "pase algo" no darían contigo. Tampoco te interesa que te miren como un loco cuando te pidan intercambiar los móviles y confieses que no tienes ¿Qué excusa darías? ¿"Soy un excéntrico anacrónico"?
Suceso nº4: Te has sentido desorientado e indefenso ante un apagón de luz en tu casa. Has comprendido que ocupar el tiempo sin ayuda tecnológica no-es-tan-fácil, y que las pinturas en cavernas o la creación de religiones en la antiguedad sólo fueron una respuesta natural al aburrimiento.
Suceso nº5: Has entrado en Second Life y has grabado una cinta de audio en la que te suplicas a tu posible yo del mañana que se pegue un tiro si algún día llega a integrarse en "la comunidad", y pasa horas delante del ordenador viendo como una simulación de sí mismo baila en una discoteca simulada entre "jajajajajaa"´s y conversaciones picantes de muuuuucha gente emocionalmente inestable y con una visión distorsionada de la realidad.
Suceso nº 6: Leíste en los periódicos que China proyecta inundar sus ciudades con cámaras dotadas de tecnología de reconocimiento facial de cara a las olimpiadas y te cagaste en Orwell y en su puta madre. Más tarde pensanste que él no tiene culpa de nada. Luego te inquietó pensar que tu ciudad, tiempo al tiempo, puede imitar lo que buenamente es imitable.
Etc.

Si alguna vez has experimentado literal o parcialmente alguno de estos 6 sucesos (u otros, quién sabe)... Felicidades, eres un tecnófobo potencial.

PD: "Ya sé que es irónico que aparezca en la tele para censurarla, así que ahórrense el comentario"

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger L.P.N said...

Pero muchas veces es necesaria para vivir... bueno necesario necesariiooo, necesario para vivir con uno mismo basta,no? Yo q voy a decir si tengo dos moviles y los necesito a los dos...
Fdo: L.P.N

15 agosto, 2007 21:45  
Blogger Suaggy said...

Recuerdo con 14 o 15 años como quedavamos para ir a los primeros antros. . ni móbil ni ******. .
Yo creo que como siempre, uno se apaña con lo ke tiene.

Apreciación ¿Compartida?: Ahora la gente es más informal, ¿xk sabe que tiene el escudo del mobil si llega tarde o se pierde?

18 agosto, 2007 12:37  
Blogger el angel de las mil violetas said...

donde han quedado los bocinazos para que bajaramos a la calle a jugar....

20 agosto, 2007 19:32  
Anonymous BackPacker said...

Ya no hay quien le vea a usted. Tecnofobia. Sí. Totalmente identificado con el texto me hallo. Y ya me ve, comentándole a usted a través de algo llamado Internet en una cosa que según tengo entendido le pertenece y se llama blog. Vamos a acabar muertos. Todos. Y Nueva York será un desierto. No será bonito (espero). Como en La Rebelión de las Máquinas pero con efectos especiales chulos y sangre de verdad.

www.inefableblog.com

24 agosto, 2007 01:06  
Anonymous Actor secundario Bob said...

¿Progreso?

26 agosto, 2007 02:37  
Blogger Paradoxus said...

Jeje efectivamente, Bob. Uno mira a su alrededor y se pregunta por el rumbo que seguimos. Mas debemos tener una máxima siempre presente: Al escoger una bomba atómica de entre varias.. no te dejes llevar por el encanto de los 30. Pilla la más nueva que veas.

26 agosto, 2007 16:21  

Publicar un comentario

<< Home

Aquí antes iba un contador. Hasta que un día le dio por hacer saltar ventanas de publicidad. Aquí ahora no va un contador