##################### #########################################

Hoy es viernes, noviembre 03, 2006 todavía

Entrada nº 27: Fuerza

Le dijeron a un niño sabio: "Defina aquello". Niñosabio respondió: "Que lo defina, ¿con respecto a qué?". Porque niñosabio era un figura, aprendamos de sus enseñanzas. Todo en este universo es relativo(¿salvo que todo es relativo?). La realidad cognoscible sólo puede discernirse mediante la graduación comparada. ¿Existe mejor forma de definir algo que expresándolo como contrario de su contrario?(La respuesta es "no"). Nos encontramos ahora con una traba metodológica: la imposibilidad de hacer mediciones objetivas (principio de incertidumbre de Heisenberg, etc.). Sí, sí, sí, aproximaciones y tal. De acuerdo. Hablemos ahora de comparativas psicológicas. Puedes aproximar un rasgo psicológico propio, pero si estudias a otro sujeto cuan objeto, el margen de error se multiplica (escuela de Behavioristas, chupaos ésa).
Llegamos por fin al punto que me interesa: ¿Qué es la Fuerza? "El contrario de la debilidad" (Cállate niñosabio). La idea ahora era insertar aquí la definición según la RAE, pero tiene muchas acepciones y ninguna encaja con mi acepción personal (miembros de la RAE, chupaos ésa).
La Fuerza es un valor subjetivo, propio, de cada uno. Es tu reflejo invisible del "yo-contra-el-mundo". Nadie te recriminará que no lo tengas (pisoteado), nadie te dará una palmadita en la espalda si lo posees (ensalzado). Esto no tiene nada que ver con el resto. A efectos pragmáticos, hay dos conjuntos en tu vida cuya complementariedad conforma el universo: Tú, y No-tú. La vida es una confrontación sin descanso del Tú contra el No-tú. ¿Amigos?¿familia? No te engañes, en tu lecho de muerte las cuentas que repases te tendrán a ti como protagonista. Y no importará lo que seas, lo que hayas hecho, y si te sobrevive algo o no: sólo si has vivido con la ética del que lo da todo, del que siempre se mostró fuerte, podrás como último acto vital soltar una risotada, escupir sobre tu propia tumba, y murmurar con la última exalación de aire que expulsen tus cansados pulmones: "...imbatido.." ............

#1- Estoy herido, hambriento y extasiado. ¡No puedo levantarme!
#2- ¡En pie, soldado! Te ofrezco imbatibilidad en una vida de masacres. Lo absoluto en una existencia efímera y limitada. Te ofrezco poder y gloria en un mundo de fracasos y contratiempos.
#1- Mientes ¡Ningún ser humano podría reunir tales privilegios! y si pudiera, ¿por qué iba a regalarlos o compartirlos?
#2- Cualquier ser que se entregue al máximo en una batalla no pierde, independientemente del resultado de la misma. Lo Absoluto lo conforma todo, y dentro de cualquier elemento de dicho todo puede ser encontrado si se sabe buscar. El poder pertenece al guerrero que no sabe de capitulaciones. Nadie ha permanecido toda su vida en pie. La gloria señala no al que nunca ha caído, sino al que siempre se ha levantado.
#1- ¡Que te jodan! Es fácil regalar promesas y eclipsar el sano juicio con fantásticas y nobles visiones y proyectos. Pero una vez la emoción y la alegría que acompañan la intuición del futuro hipotético momento de la consecusión de los magníficos objetivos se pasan, ¿qué queda? ¡Vacío!, y una montaña inaccesible y gigantesca delante de uno. Fausto supo elegir el momento para morir.
#2- En verdad te digo que son tristes tus palabras. Un ser que no lucha por su vida es un muerto en vida.
#1- Luchar.... Mírame: llevo días sin comer, ¡y da igual que coma! enseguida volveré a tener hambre. Estoy herido y muy cansado, agotado. De todo. Por más que me esfuerce en avanzar, siempre acabo volviendo al mismo lugar. No importa que me levante, volveré a morder el polvo. Todos lo hacen ¿De qué sirve luchar cuando conoces tu suerte de antemano? ¿Qué motivación puede impulsar al humano, a un ser estúpido, primario, débil, pero autodisfrazado de Dios, a plantarle cara a lo Absoluto? ¡No hay nada que hacer! ¡Mírame, te digo! No he caído. Nadie cae. Nací muerto. Observa los grilletes que mediante cadenas me anclan a este fangoso y maloliente suelo. ¡Es inútil! ¿Me oyes? ¡Inútil!
#2- Estúpido. Fue la compasión lo que me impulsó a querer ayudarte, pero el escepticismo pesimista que nubla tu mente hace que ahora me produzcas total y oscuro desprecio. No eres una víctima. Sólo eres un cobarde.
Me avergüenza ser como tú.

Fuerza y Honor

Link a Honor(por Azrael):
http://eritis-sicut-deus.blogspot.com/2006/11/honor.html

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Azrael said...

"No eres una víctima. Sólo eres un cobarde.
Me avergüenza ser como tú."

Por desgracia prácticamente la totalidad de esa masa carente de forma denominada humanidad, es como el.

No es fácil alzarse por encima de las barreras que intentan entorpecer nuestra concepción de la realidad. No obstante, deseo que seas capaz de reunir la Fuerza que se te requiera a cada momento y no desistas nunca en tu empeño.

Fuera y Honor

03 noviembre, 2006 04:02  
Blogger Pali said...

Ser un 3... a por el 3...
pero pasando por el 1 hermano, y el 2! No te recuerda a dragon ball un poco? Esa serie desarralla demasiado la imaginación de la gente. Jjejeje. Es un gran post tio, es genial! Eres un bruto basto, merece la pena que me fuerces a leer.
Salud!

04 noviembre, 2006 20:50  
Blogger SuperCoco said...

El funámbulo sólo se mantiene sobre la cuerda porque no para de caminar.

06 noviembre, 2006 16:58  

Publicar un comentario

<< Home

Aquí antes iba un contador. Hasta que un día le dio por hacer saltar ventanas de publicidad. Aquí ahora no va un contador