##################### #########################################

Hoy es jueves, noviembre 30, 2006 todavía

Entrada nº 36: Metro, última parada

-Claaaro... se te va, tío. Buah, ahora me pillo un café porque no aguanto.
-Lo que creo -Ignora abiertamente las limitaciones de su interlocutor y el intento de cambio de tema -es que es la víctima de otra persona, de una sádica emocional. Alguien cuyo reto es abrir caparazones psicológicos sólo por el placer de la victoria y que luego se desentiende y reniega de su obra. Si no hay desafío, no hay emoción. Ese chico que se sienta en el suelo del final del vagón, que tiene la música a toda hostia como aislante sensorial y no como entretenimiento, que proyecta su mirada perdida más allá de este lugar y que no la apartaría aunque acercara dos hierros al rojo a sus ojos, pues no los vería, ese chico, digo, se está pudriendo lentamente. -Jooder. Hago serios esfuerzos para fingir que sigo leyendo y no mirarlo fijamente. Puta labia la suya. Su amigo lleva sumergido en el periódico unos 3 minutos, pero eso no frena el discurso (pues si lo hiciera yo le pediría que siguiera) - Es algo realmente dramático. Diría que el chaval vivía eficazmente, sin arriesgar, guardando las distancias con el resto. Hasta que llamó la atención de la sádica persona que le ha reducido a ese estadio de subhumanidad. Le engañó. Palabras hermosas, sonrisas, abrazos. Abrió su pecho, se lo llenó de promesas y afecto, y observó el resultado. Objetivo alcanzado. El tipo triste y apático ya era alegre y vivo. Y se fue. Pero olvidó suturar la brecha y el corazón segregó ácido y dolor para sustituir la sensación de plenitud desaparecida. Un ácido que cronometra en su contra y que lo deshace poco a poco, actuando como un lento veneno.
-Y dale con el pavo ese ¿Has visto lo de Mallorca? Nuevo caso de corrupción urb.... -y se bajan del tren. Me doy cuenta en ese momento de que todavía no he mirado al miserable chico del final del vagón del que creo saberlo todo ahora.
Joder. Yo sí veo el humo invisible y huelo la corrosión. Ninguna persona merece ese mal.
Le diría que... ¿no está solo?

Etiquetas:

4 Comments:

Anonymous Co said...

leído con éxito

30 noviembre, 2006 21:58  
Anonymous Anónimo said...

Detrás de una mirada triste hay muchos pensamientos aún más tristes ...

L.P.N

02 diciembre, 2006 21:34  
Blogger Pali said...

jar, petacardemore, ai!

03 diciembre, 2006 01:42  
Anonymous Anónimo said...

Podrías decírselo, pero es mejor no mentir. Podrías decirle que estará bien, que se "curará"... Que recuperará sus ilusiones y volverá a ser fuerte. Pero es mejor no mentir. Él podría ser tú, yo, u otro. Yo podría ser tú, ella, o él.

Podría decirte que no me ha gustado. Pero es mejor no mentir.

19 diciembre, 2006 21:19  

Publicar un comentario

<< Home

Aquí antes iba un contador. Hasta que un día le dio por hacer saltar ventanas de publicidad. Aquí ahora no va un contador