##################### #########################################

Hoy es martes, octubre 23, 2007 todavía

Entrada nº 76: Improvisando en horas de estudio

"Yo no habría crucificado a Cristo. Lo habría lapidado con Biblias*. Demasiado tarde, Gutenberg, muy tarde."

"No importa que estudies o no, dentro de 100 años estarás muerto"

"Me siento desencantado con el mundo.
Horrendo, horrendo sino. ¿Sí ó no?
Si no me crees, ríe sin saber
mientras yo sabiendo lloro.
Ay caramba, me derrumbo.
A la mierda todos."

Estaba esta tarde en la biblio dándole al tema. Entonces me doy cuenta de que alguien ha escrito en la mesa que ahora ocupo lo que sigue: "jodete hamilton negro de mierda!". -Suspiro-. Odio a la gente que escribe gilipolleces en las mesas de las bibliotecas o de las aulas. ¿Para qué tenéis los nicks del msn? Para complementar, supongo.
Con el fin de reponerme, he manchado la mesa con la segunda frase entrecomillada de arriba. A mí al menos me ha hecho gracia, no sé si al que usó la mesa después también, o a la señora de la limpieza que a estas horas ya la habrá borrado. Las otras dos son de otras manchas de otros días.

*De acuerdo, con volúmenes del Antiguo Testamento, por aquel entonces.

2 Comments:

Blogger La interrogación said...

Pues que se escriba algo si es ingenioso puede hasta tener su gracia pero escribir chorradas infantiles es como para repartir bofetadas.

23 octubre, 2007 11:19  
Anonymous Suaggy said...

nas alberto;

de alguna manera tu poema (o leve 'haikú') me ha gustado;

sobretodo el final jejeje;

En mi uni ni se molestan en borrarlos ya;

Y he de decir que yo soy uno de esos desalmados;

que no dudan en ensuciar con chorradas absurdas y pintadas infantiles la mesa; (que por cierto esta tan inclinada, y tan sumamente desgastada que las hojas y los bolis no paran de resbalar en todo el dia)

hace que me sienta como en casa;

. . . . . ;



saludos !

25 octubre, 2007 00:27  

Publicar un comentario

<< Home

Aquí antes iba un contador. Hasta que un día le dio por hacer saltar ventanas de publicidad. Aquí ahora no va un contador